martes, 20 de noviembre de 2007

ariete

Disentir, ese es un buen ejercicio. Pensar a la contra, ese es otro. Ahora bien, ¿disentir contra quién y pensar a la contra de qué? Ese es todavía un ejercicio mejor. Se parece mucho a querer traspasar una pared a cabezazos. Sólo es una estupidez si tras la pared hay poca cosa.

4 comentarios:

drfloyd dijo...

una quimera es poca cosa??

Recaredo Veredas dijo...

Disentir siempre es interesante, sean cuales sean las razones -que siempre existen y suelen ser interesadas-. Saludos.

fiore dijo...

Para Mircea ELAIDE, el mito de Ulises encarnava el prototipo de hombre de nuestra epoca, luchando contra dificultades que le impedian llegar a Itaca,su centro, su reeencuentro con él mismo. No es necesario más que nunca disentir, replantear lo que está establecido pero que nos venden con apariencia de rebeldia o disentimiento, cuando no es más que un itinerario predeterminado. Que hacer entonces

drfloyd dijo...

Mircea eliade, alias el mihhto de la derehecha cuhhlta, da en el clavo en muchas cosas. Como sea, lo mejor es crear y no dormirse, que camaron que se duerme.............se lo lleva el calipso.