jueves, 2 de junio de 2011

indignado y paciente: game open

Las primeras embestidas llegaron por el asco y la estética. La cegada bestia fue atraída hacia allí porque aquel lugar olía diferente y también olía a diferencia. Alguno de sus múltiples asesores señalarían aquel lugar como rebosante de caza. Alguien tuvo que argumentar la necesidad de la limpieza, alguien estudiaría la mejor táctica, alguien elaboraría un plan, alguien tomaría la decisión. Todos se equivocaron.
La bestia actuó como si allí hubiera un enemigo y perdió. Pero volverá, y quizás esta vez no se equivoque, aunque es difícil no equivocarse si te mueve el clasismo y la prepotencia, la ignorancia y la prisa.
Lo que la bestia desconoce es la potencia transformadora del anonimato, si la voluntad impulsa, y las victorias que garantiza la paciencia, si se parte ya de la derrota. 

1 comentario:

Krust dijo...

"aquel lugar olía diferente y también olía a diferencia"

Mientras la Indignación sigue investigando pacientemente para encontrar esa materia que permita conocer de que estan hechos los sueños, y así poder derrotar a la pesadilla, voy a quedarme con esa preciosa sentencia que usted incluye en su escrito.

V.-