lunes, 1 de abril de 2019

Fichte en el zoo

Hay intereses en ocultar lo que hace tiempo olvidamos. Es nuestra la responsabilidad por ese olvido, pero somos inocentes ante los esfuerzos de quién se empeña en sepultarlo para siempre. Se vierten montones de carretillas de cemento encima y nosotros asistimos extrañados: ¿Qué lapidan y por qué con ese ímpetu? Los pararíamos si recordáramos algo, pero, ya está dicho, hace tiempo que lo olvidamos. Y es así como un día despiertas ligado a unas cadenas, engrilletado, y no sabes ni qué son, ni quién las ha puesto ahí ni, por supuesto, cómo liberarte. ¿Liberarte? ¿Liber qué? No se ve la jaula, si todo es jaula.   

2 comentarios:

Krust dijo...

"¿Liberarte? ¿Liber qué?"... liberARTE, si enclaustran el ARTE, que nunca existe sin la LIBERTAD DE EXPRESIÓN de quién la crea, ya nos tienes enjaulados a todos, no solo al autor, sino me temo que también al consumidor.

· Resistir es el verbo que nos queda. Salut!

jordi lobo dijo...

Tiempo ha que resistimos, Sr. Krust, o eso nos gusta seguir creyendo... pero la derrota puede que sea ya incontestable. Fíjese con la libertad que usted menciona: ahora hay que ir con cuidado, no sea que alguna cosa de las que escribimos le entre mal a alguien y nos lleven a sus salones aterciopelados a recordarnos quién manda y, por cierto, quién ha mandado siempre.