sábado, 14 de septiembre de 2013

un adéu sin condimentos adicionales

Podemos reflexionar sobre las razones que nos han traído hasta aquí, qué causas se esconden en el inconsciente colectivo que expliquen la muestra de fervor popular que se produjo en las calles de este pequeño país que se llama Catalunya durante la celebración de su Diada, esa muestra de desafección, ese adéu mayúsculo y unánime que se gritó desde sus plazas. Pero eso lo harán los historiadores, y si alguno de ellos es, además, escritor, buscará cuál fue el punto cero, el lugar exacto de inicio de esa desafección, cuándo se abrió el primer punto de la grieta o si, en realidad, no hay fractura porque nunca hubo unión.
La cuestión no es cómo hemos llegado hasta aquí, sino cómo vamos a salir de aquí y si va a haber voluntad de hacerlo y de hacerlo buenamente, como personas civilizadas. Pero no somos personas civilizadas, y si estábamos en camino, la sacralización de viejas ideas y la demonización de nuevos modelos lo ha cerrado con barricadas.
Así que, llegados a  este punto, estarán de acuerdo conmigo en que vienen tiempos apasionantes. Abran los ojos, respiren profundamente... vívanlos.

2 comentarios:

Krust dijo...

Coincido contigo en que vienen tiempos dignos de ser vividos, al menos desde la postura de ciudadano libre y observador. ¿Seremos capaces de hacerlo bien? Espero y confío en que sí. Desde aquí pondremos mucho SENY para que así sea, desde allá espero que respondan como un país civilizado, moderno y capaz de evolucionar al futuro que la historia les deparará...
Sígase la voluntad del pueblo.

Saludos.-

jordi lobo dijo...

Veremos, Sr. Krust, veremos... El seny no faltará, estamos de acuerdo, porque ha estado ahí desde el primer día. Allá, por el momento, han lanzado a volar a los hombres del saco y otros relatos para imponer el miedo. Pero yo no veo miedo en las calles, yo lo que veo es ilusión, alegría, verbena. Y ya sabemos como jode la alegría a los amargados que se multiplican tras las trincheras que ellos mismos están construyendo.